Observar a los caimanes especialmente de noche y en las quebradas constituye una experiencia excitante y en Heliconia Lodge le damos todas las facilidades para observarlos, balsas flotantes, botes seguros y sobre todo un excelente guía.

Las dos especies de caimanes que habitan en la Selva del Rìo Amazonas son el caimán o lagarto negro (Melanosuchus niger), un gigante que crece hasta alcanzar los seis metros de longitud y que sólo se compara en tamaño con la anaconda y el caimán o lagarto blanco (Caiman crocodylus), cuya longitud máxima varía entre los 2,5 y 3 metros es, de lejos, la especie más abundante.

Los caimanes negros se congregaron masivamente alguna vez en las playas de los grandes ríos amazónicos durante la temporada de vaciante. Hoy, a consecuencia de la persecución de que son objeto, sólo se les encuentra en los lagos y pantanos de la llanura inundable, principalmente en zonas protegidas o alejadas de los asentamientos humanos. El lagarto blanco, en cambio, es más versátil y utiliza diversos tipos de hábitat, incluyendo los ríos de aguas correntosas de las vertientes andinas.

En general, los caimanes prefieren aguas cálidas y pasan gran parte del dia calentándose en los bancos y orillas.

Se reproducen en el agua pero anidan en tierra durante la estación de vaciante (julio a septiembre). Sus nidos, montones de ramas, tierra y material vegetal, albergan entre 50 y 80 huevos (en el caso de los caimanes negros) y unos 30 en el de los blancos. La incubación toma entre 6 y 10 semanas, período durante el cual las hembras montan guardia en las cercanías del nido.

En la actualidad la caza de caimanes está prohibida por la ley. A pesar de ello, ésta se practica en muchos lugares por deporte y como fuente de proteínas. En zonas donde cuentan con la protección necesaria, las poblaciones de este animal se recuperan con notoria rapidez.